chorlitejo patinegro

Enseñar a comunicar… ¡fundamental!

Comparto este artículo que ha colgado mi amigo José Luis Ferrero en su Facebook, donde comparte una publicación del profesional de eCommerce Pablo Echanove

Enseñar a comunicar

Si piensas que siempre tienes la razón, no puedes entender cómo los demás no ven lo que a ti te resulta obvio y  alrededor te parece que sólo tienes gente incompetente, quizás sea el momento de reflexionar y analizar de manera pausada lo que ocurre a tu alrededor.

Tanto en el colegio, como en la universidad y programas de postgrado he tenido la oportunidad de aprender muchísimas cosas muy útiles : Matemáticas, lengua, literatura, Marketing, microeconomía, macroecononomía, derecho… Sin embargo tengo la sensación de que ha faltado posiblemente una de las asignaturas más importantes: Enseñar a comunicarnos convenientemente.

Desde mi punto de vista,  la mala comunicación (o la ausencia de ella) es uno de los principales responsables de muchísimos problemas que se ocasionan tanto en la empresa, como en la familia y amigos. Grandes escritores y pensadores como Goleman,John Powell o el mismo Stephen Covey han dedicado mucho tiempo a este tema.  Voy a aprovechar para contarte cuáles son los factores que considero más importantes, muchos de ellos cogidos de estos tres grandes genios.

  • El primero y más importante: Todos somos dones únicos e irrepetibles. Todas las personas tiene algo que aportar, sólo tienes que descubrir lo que es.
  • Fíjate en lo que te te gusta de los demás. Las amistades, el compañerismo, las relaciones de pareja excelentes surgen fruto de la admiración. ¿Sabes por ejemplo qué es lo que más te gusta de todos y cada uno de tus compañeros de trabajo? Si consigues buscar de manera automática las virtudes de los demás, tus relaciones serán mucho más fáciles y ricas.
  • No critiques, aunque sea verdad lo que dices. Muchas veces podemos cometer el error de hablar mal de otro para “empatizar” con nuestro interlocutor. El que escucha una crítica sobre otro a sus espaldas sabe que él puede ser el siguiente.
  • Procura ser siempre positivo. Sonríe e intenta crear buen ambiente a tu alrededor. La gente alegre arrastra como un imán a los que les conocen.
  • Reconoce errores, te hará más grande y los demás sabrán que pueden confiar en ti. Hay pocas cosas que reflejen más honestidad que admitir y asumir sin excusas los errores propios.
  • Abre tu corazón, no tengas miedo de expresar tus sentimientos. Cuando los demás perciben que hablamos “desde lo más hondo” es más fácil que entren en el mismo grado emocional de comunicación y por lo tanto nos entenderemos mucho mejor.Si por el contrario ponemos un caparazón protector, los demás harán lo mismo con nosotros y nos perderemos una parte muy importante de la comunicación.
  • Corrige con amorbusca el bien de la otra persona. No es lo mismo hacer ver los errores al prójimo para sentirse “por encima” de ellos que hacerlo para ayudar a mejorar. Antes de hablar, reflexiona interiormente cuáles son tus motivaciones.
  • Cuando estemos en desacuerdo con alguien, intentar no hablar como si tuviéramos la posesión absoluta de la verdad. Utilizar frases como “Desde mi punto de vista”, “Como yo lo veo”, “Creo que…”. son muy recomendables para mantener una comunicación sin “choques”.
  • Procura no herir el orgullo de nadie (¡importantísimo!). Respira dos veces antes de decir o hacer algo que pueda humillar. Cuando una persona se siente golpeada, su reacción inmediata es defenderse. De esta manera es imposible o casi imposible una comunicación sincera y fluida.
  • Intenta ser asertivo. Si alguien te ha dicho o hecho algo que te haya ofendido/molestado tienes el deber de hacérselo saber. Cuando lo hagas, procura explicar tus sentimientos antes de intentar demostrarle objetivamente “que se ha equivocado”. Una de las cosas de las que suelo presumir es de que tengo “relaciones sanas” tanto con familiares como amigos o colegas de trabajo. Procuro no quedarme con nada dentro que pueda enturbiar la relación. Pienso que si me quedara callado estaría cometiendo la injusticia con la otra persona por no darle la posibilidad de explicarse o recular en el caso de que verdaderamente se hubiera equivocado. Si uno no está acostumbrado a decir las cosas que le molestan al principio no es sencillo, pero cuando cuando se coge “carrerilla” es mucho más fácil (lo digo por experiencia!).
  • Escucha antes de hablar. Procura hacer sentirse importante a tu interlocutor. Aunque suene paradójico es uno de los secretos más importantes de los buenos conversadores.
  • Se empático, intenta comprender antes de ser comprendido. Recuerdo la relación tortuosa que tuve el primer año con uno de mis jefes. Después de 10 meses durísimos un día decidí hablar con él a “pecho descubierto”. Ambos nos dimos cuenta de que el otro no era “un dragón de siete cabezas” sencillamente teníamos puntos de vista muy diferentes en algunos aspectos fruto de nuestras circunstancias. Ese día cambió nuestra relación, hasta el punto de que hoy él está jubilado y seguimos en contacto (somos amigos). Si no hubiéramos mantenido esa conversación todo hubiera sido muy diferente.

En conclusión, creo que tenemos que dedicar tiempo a reflexionar sobre cómo nos comunicamos con los demás. Pienso que es uno de los factores diferenciales de éxito de los buenos maridos/mujeres, buenos amigos, buenos profesionales, etc. Aviso:No es trabajo de un día sino de toda una vida.¿Te animas?

Pablo de Echanove

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: